Esta soy yo.

Pues sí, esta soy yo, soy una simple chica que no sabe como empezar para describirte como es..
Soy una chica tímida, aunque a veces parezca que no, no soporto a la gente que me chilla o que simplemente me hace pasarlo mal.
Soy alguien que lo pasado mal, que ha sufrido, pero ya no le importa, no le importa que me peguen, que le humillen, y que le falten el respeto simplemente por que me llamen "Belieber o Jonatica", pero a todas esas personas les doy las gracias por haberme echo mucho más fuerte y por hacerme creer que soy una buena fan y que los defiendo pase lo que pase.
Soy una chica a la que le encantan Jonas Brothers y ama a Justin Bieber, pero si supieras quién soy, sabrías que me gustan muchos más cantantes..
Soy una chica que se peleo con su mejor amigo por Justin, cuando siempre ha estado con él, desde que tenía dos añitos.
Soy una chica humilde, a la que le encanta ver sonreír a las personas, soy una chica que se ríe de ella misma sin darse cuenta, soy una de las chicas que prefieren quedarse en casa a ver una peli con su hermano antes de salir de botellón.
Soy una chica que odia pelearse con su hermano, pero que hace todo lo posible por llevarse bien con él.
Soy una chica que odia el racismo y odia los insultos y las guerras entre nosotros, los humanos.
Soy una chica a la que le encanta escribir su propia novela, una chica que cuenta su historia a través de cada uno de los capítulos, una chica que ama y aprecia a cada una de las personas que dedican su tiempo libre a leer cada capítulo.
Soy una chica a la que le encanta hablar en otro idioma, sobretodo el inglés.
Soy una chica que su habitación esta pintada del color Justin Bieber.
Soy una chica que no tiene Bieber-Fever.
Soy una chica que tiene Cáncer-Bieber.
Soy una chica a la que le encanta el baile y no podría vivir sin él.
Soy una chica soñadora y que no sabría que hacer sin las palabras " imaginación y soñar".
Soy una chica a la que no le gusta que le alaguen por lo que escribe, ya que soy tal como soy.
Soy una chica normal y corriente.
Esta soy yo.

domingo, 20 de mayo de 2012

Capitulo 096. [Never Say Never♥]


Capitulo 096. [Never Say Never♥]
No me lo podía creer, es que no daba crédito a lo que estaba viendo. ¿De qué habrán hablado? ¿Le habrá dicho algo Manu a Justin sobre el embarazo? Estaba impaciente por saberlo.
Yo: ¿Con Justin? Explícate.- No contesta. Escribiendo.. nada. No era para mí. Otra vez, escribiendo.. nada. ¡Manu, contesta! Escribiendo.. para mí.
Manu: Me ha llamado, sólo era para saber si estaban aquí unas cosas de Noa, me ha preguntado que tal iba todo, y ya está. No te ha mencionado. Oye, lo siento si no contesto, esto me va fatal.- ¿Me habrá dicho la verdad? Sí. Nunca dudaría de él. Sé que nunca me mentiría y que puedo confiar en él.
Yo: No te preocupes. Bueno, espero que al menos os llevéis bien, Justin en el fondo no es mala persona.
Manu: Claro, no es para tí que sigues enamorada de él. Para mí, es un capullo.
Yo: No quiero hablar de él, no merece la pena. Por cierto, no estamos cumpliendo nuestra promesa. Mañana hace un mes que no te veo. Un mes, y yo no aguanto.- Y se desconectó, ya sé que le iba mal, pero no me dejo acabar, y sé lo terminé de enviar, para que lo viera en cuanto se conectara de nuevo.- Quiero verte ya.
Suspiré, lamentando que él no estuviera aquí conmigo. Apagué el ordenador y me tiré hacía atrás en la cama con cuidado mientras me ponía la música de mp4 a todo volumen, hasta que me llamara mi madre o mi hermano para bajar a cenar. Ya me dolía la espalda, me tengo que tumbar de lado o el poco peso del bebé acabará por destrozarme toda la espalda. Tiene casi cuatro meses. Cuando tenga siete u ocho, ¿que haré? Dios mio, me queda mucho por aguantar. Se acabó, la canción. Vuelve a sonar Kelly Clarkson, Stronger. Cierro los ojos, no sé que haría sin la música. Ahora mismo, gracias a ella me encuentro mejor y con ganas de seguir adelante. Creo que nunca habrá una manera de agradecerle a cada cantante cada una de las canciones con las que te sientes completamente identificado, parece que escriben tu vida en ellas. Y entonces me doy cuenta de algo, ellos no se salvan de los problemas ni de los malos momentos. Ellos también son humanos que lo pasan mal, que son como tú. Y se desahogan escribiendo canciones que hacen que describan tus malas rachas. Algo me saca de mis pensamientos, lo que me hace sonreír día a día.
Ben: ¡Qué llevo llamándote más de cinco minutos! Joder.- Y yo sólo podía reír, la cara de tonto y de refunfuñón que se le pone cuando se enfada. No podía aguantarme la risa.- Pero serás desgraciada, encima te ríes de mí en toda mi cara, ahora verás.- Y de pronto veo como bien corriendo y se sube encima, de mis piernas, y empieza a hacerme cosquillas, con mucho cuidado, pero me las hace y yo no puedo parar de reír. Es el mejor mejor hermano del mundo. Puede que a veces sea el más cabezota del mundo, el más desesperante y a veces tenga ganas de matarlo, pero por cosas como éstas, por momentos como éste, le amo tanto, y ese odio se va enseguida.
Mamá: ¡Bájate de encima de tu hermana, ya!.- Mi madre estaba en la puerta, seguro que nos ha escuchado reír o incluso hasta chillar.- Que le puedes hacer daño hombre..- Él se bajo enseguida de encima y se bajo de la cama en busca de mi madre.- Bea, te esperamos abajo. No tardes mucho que se enfría por favor.- Yo todavía seguía tumbada de la risa y sólo pude decir un: “Sí, mamá.” Que ni siquiera sé si llego a entender.
Me quede por un momento más en la cama y me levanté decidida a ir a cenar. Pero si son las nueve, no tengo ganas. Bueno, a ver lo que hay para cenar y así como ahora o luego más tarde. Empecé a bajar las escaleras. Que suena, suena. ¡Qué suena el móvil! Siempre igual. Subo de nuevo las escaleras y era un mensaje. Sólo con ver el nombre de la persona que era se me puso una sonrisa en la cara. Manu: “Siempre cumplo mis promesas, soy un chico de palabra. ¿Me abres o qué?” ¿Qué si le abro? Y enseguida sonó el timbre. No puede ser, no. No me lo creo. ¿Es él? Eso es imposible.
Yo: ¡Abro yo!.- Grité como una loca mientras bajaba las escaleras, con cuidado, siempre. Pero ahora mismo sólo quería saber quién estaba detrás de la puerta. Y abrí, estaba él. No puede ser, no me lo creo. Sin pensármelo dí un pequeño salto, pasando mis piernas por detrás de su cadera y él me cogió enseguida.- Manu..- Llegué a poder susurrar y ni siquiera sé como, no me lo podía creer.- No vuelvas a hacer esto nunca más. Me puede dar un paro cardíaco al verte en la puerta.- Empecé a darles besos por la mejilla, no me lo podía creer, es que no llegaba a asimilarlo.
Manu: ¿Tú no cambias no? Sigues igual de exagerada.- Dijo mientras me bajaba.- Espero que haya sitio para mí, aunque sea en el sofá, esto de presentarse así de pronto tiene sus inconvenientes.- A la mierda, yo todavía no me lo creía y le volví a abrazar.- He echado de menos esos abrazos y prontos que te dan.
Yo: Yo te he echado de menos a tí, todo en general. Ah, ya venga.- Me separé de él, cogí una pequeña mochila que tenía y la deje caer encima del primer escalón de las escaleras.- ¡Mamá, tenemos visita!.- Y el tontorrón de mi hermano vino corriendo de la cocina a ver quién era después de escuchar la última palabra.
Ben: ¡Manuuuuuuuuuuuuu!.- Y salió en su busca, Manu le cogió en el aire y dio varias vueltas.
Manu: Enano, que se te echaba de menos.- Dijo mientras le bajaba y le revolucionaba todos los pelos.- Encantado señora, soy Manu.- Dijo mientras le daba la mano a mi madre que salió de la cocina para ver quién era. Noté como Manu se moría de la vergüenza. Él era así. Cuando estás con él, puede que se le vaya la pinza, que haga el tonto como él que más, pero a la hora de hacer algo, siempre saca a la luz toda su timidez.
Entramos en la cocina, mi padre no estaba, todavía seguía trabajando. Y por una parte se lo agradezco. Mi madre terminaba de hacer la cena mientras que yo ayuda a ponerlo todo. Manu hacía el tonto con mi hermano y riendo, así no molestaban ninguno de los dos. Uno por pequeño, y al grande por hacer el tonto. La verdad, creo que mi madre por un momento era feliz. Sonreía como nunca lo había hecho antes, hacía el tonto con la música puesta y se unía a cualquiera de las conversaciones que teníamos. La cena fue bastante bien. Manu me contó como le había ido en las últimas competiciones que ha tenido, mi madre le preguntaba cosas, y él respondía con una sonrisa en el rostro intentando caerle bien, pero no hacía falta, después de todo lo que le había contado a mi madre de él. Mi madre le adoraba.
Mi hermano acabo un poco antes de su cena y mi madre le obligó a irse a la cama. Se despidió de nosotros y se fue directo. Mi madre no dejó que le ayudáramos a terminar de recoger, así que Manu y yo nos fuimos directos a mi habitación. Entramos y dejé sus cosas al lado de mi armario.
Manu: Cuánto antes nos acostemos mejor. Mañana te espera un gran día.- Dijo mientras se tiraba boca abajo en mi cama con los brazos abiertos.
Yo: Ah ¿sí? ¿Y se puede saber por qué?.- Dije mientras me tumbaba de lado observándole, él se dio la vuelta y quedamos uno frente al otro.
Manu: ¿No te acuerdas que te prometí que nos escaparíamos a la playa?
[Continuará..]
Pues Manué, te vas a tener que esperar al siguiente para saber el motivo de por cuál te pedí la canción.
SJDFBSIOUDFS Esto promete, sólo digo eso.
Pedid el siguiente por favor. Os quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario